Años y salud

El envejecimiento de la población es una tendencia global que se mantendrá en los próximos años, esperándose que la población mayor de 60 años se doble entre 2006 y 2050 (1). Este hecho afecta especialmente a las zonas desarrolladas debido a la baja tasa de natalidad y a la elevada esperanza de vida. Por ejemplo, en Europa se estima un incremento anual de 2.000.000 de personas mayores de 60 años, que en 2010 ya suponían un 17,4% de la población (2).

El envejecimiento es un hecho natural, definido como el conjunto de cambios graduales irreversibles en la estructura y función de un organismo que ocurren como resultado del paso del tiempo (3). El aumento en la esperanza de vida es reflejo de los avances en las ciencias de la salud, pero también en las mejoras sociales y económicas que han permitido su acceso a la población. Es, por tanto, un triunfo y un reto.

Este proceso va acompañado de un incremento considerable de la prevalencia de enfermedades crónicas, que a su vez se relacionan con elevadas tasas de discapacidad, mortalidad y costes sanitarios (4). El reto de esta tendencia demográfica será conseguir la mejor salud y calidad de vida posible durante estos años de forma sostenible.

En este contexto aparece el concepto de envejecimiento saludable, entendido como el proceso de optimización de las oportunidades referentes a la salud física y mental que permite a las personas mayores tomar, sin discriminación, una parte activa en la sociedad y disfrutar de una vida independiente con buena calidad de vida (5). El objetivo es, por tanto, conseguir este envejecimiento saludable, y en ello intervienen muchos factores. Simplificando podríamos decir que dependen de los objetivos de la persona, sus capacidades y el entorno que lo rodea (figura 1).

Figura 1. Equilibrio entre objetivos, capacidades y ambiente externo (Adaptado de ref. 2).

El estudio del tema en profundidad parece evidenciar la importancia de múltiples variables que además interaccionan entre sí, por lo que se prefiere una aproximación holística del tema. El proyecto Healthy ageing: a challenge for Europe (5) dota de mayor importancia a los conceptos presentes en la figura 2.

Figura 2. Conceptos principales del programa Healthy ageing: a challenge for Europe.

La Organización Mundial de la Salud añade el concepto de Envejecimiento activo, entendido como el proceso de optimización de las oportunidades para la salud, participación y seguridad. Su objetivo es mejorar la calidad de vida durante el envejecimiento, aplicándose tanto a nivel individual como poblacional (6). El uso del adjetivo “activo” no es casual, y se refiere a la participación social, económica, cultural, espiritual y cívica de las personas mayores dentro de las posibilidades individuales. Conceptos como la discapacidad y la independencia son muy importantes en este sentido. La discapacidad referente a las actividades de la vida diaria está asociada con el envejecimiento, habiéndose detectado como factores predictivos la baja actividad física, la baja velocidad de la marcha, la pérdida de equilibrio, la pérdida de peso, la disminución de las extremidades inferiores y la pérdida de fuerza muscular (7). Por otra parte, los problemas de movilidad se han relacionado con peores resultados en salud y calidad de vida, y esto es un grave problema teniendo en cuenta que entre un tercio y la mitad de los mayores de 65 años los padecen (8).

Por estas y otras razones, es necesario y beneficioso abordar este tema, tanto desde el punto de vista de la investigación como en el político. El primero permite el conocimiento de la situación y las posibles opciones de mejora basadas en la evidencia mientras que el segundo es el responsable de adecuarlas a la situación socioeconómica y ponerlas en marcha. Son muchos los ejemplos de la importancia que ha adquirido este tema. A nivel de la Organización Mundial de la Salud destaca el estudio SHARE (Study on global AGEing and adult health) que recoge información a nivel longitudinal de diversos países alrededor del mundo para obtener información de la salud y el bienestar de las poblaciones y el proceso de envejecimiento (9). En Europa proyectos como SHARE o COURAGE intentan responder diferentes preguntas respecto al mismo tema (10,11). Algunas de las características estudiadas son la salud física, la salud mental, la situación socioeconómica, las redes sociales o el ambiente construido. En estos estudios se espera poder establecer relaciones importantes entre diferentes variables y salud durante el proceso de envejecimiento para poder aplicarlas en el desarrollo de futuras políticas de salud pública.

 

REFERENCIAS

1. United Nations Department of Economic and Social Affairs, Population Division. Population Ageing 2006.

2. Directorate-General for Employment, Social Affairs and Inclusion, Unit D.4. Demography Report 2010. Older, more numerous and diverse Europeans. Commission staff working document. March 2011.

3. Descriptores en Ciencias de la Salud (DeCS). Biblioteca virtual de la Salud.

4. Anand K. Parekh, MD, MPH; Mary B. Barton, MD, MPP. The Challenge of Multiple Comorbidity for the US Health Care System. JAMA. 2010;303(13):1303-1304.

5. Healthy ageing. A challenge for Europe. European Comission co-funded project. The Swedish National Institute of Public Health R2006:29.

6. World Health Organization. Active ageing. A Policy Framework.

7. Vermeulen J, Neyens JC, van Rossum E, Spreeuwenberg MD, de Witte LP. Predicting ADL disability in community-dwelling elderly people using physical frailty indicators: a systematic review. BMC Geriatr. 2011 Jul 1;11:33.

8. Webber SC, Porter MM, Menec VH. Mobility in older adults: a comprehensive framework. Gerontologist. 2010 Aug;50(4):443-50.

9. WHO Study on global AGEing and adult health (SAGE). Health statistics and health information systems.

10. SHARE – Survey of Health, Ageing and Retirement in Europe: 50+ in Europe.

11. Collaborative Research on Ageing in Europe. (COURAGE).