Envejecimiento y ambiente construido

Dos tendencias de la sociedad actual son el envejecimiento de la población y el incremento de la población anciana que vive en ambientes urbanos. Este es un hecho global que se agudiza en países desarrollados. En España, los progresos en salud pública han permitido aumentar en casi 50 años la esperanza de vida en poco más de un siglo, mientras que el crecimiento urbanístico se ha desarrollado con frecuencia en tramas urbanas de medio o gran tamaño.

No es que simplemente vivamos más, sino que además estos años se viven de forma más sana, por lo que el nuevo reto es promover el envejecimiento que permita vivir de forma independiente, activa y sana, que por otra parte retorna elementos positivos a la sociedad. En este sentido, Naciones Unidas ha identificado las líneas prioritarias para la promoción del envejecimiento saludable, entre las que destaca la planificación urbanística. Algunos de los objetivos al respecto incluyen:

  • Desarrollo urbanístico
  • Estructura de las viviendas
  • Accesibilidad
  • Seguridad

Actualmente estos y otros conceptos se engloban dentro del concepto de ambiente construido. De forma sencilla se puede entender este concepto como la integración de edificios, espacios y productos creados o modificados por el hombre. Incluye a su vez conceptos como parques, espacios verdes, aceras, tráfico, limpieza, edificios, percepción de seguridad, uso del terreno y densidad de población.

La importancia que ha tomado el concepto de ambiente construido en los últimos años es debido a la conexión con la salud. Se han realizado numerosos estudios que relacionan diversas variables urbanísticas con la salud. Por ejemplo, se han estudiado sus efectos en la capacidad física, obesidad, comorbilidad física , comorbilidad mental, salud general, calidad de vida. Inicialmente se observó que los beneficios de una buena planificación urbanística se debían a que se favorecía el ejercicio físico, y esto acababa repercutiendo en la buena salud de la población.

Posteriormente se ha observado que otras variables relacionadas que afectan a la salud, como la contaminación, los factores económicos, la seguridad, cuestiones sociales o la prevención de las caídas también son elementos importantes. Sin embargo, no existe toda la información que desearíamos y son necesarios más estudios para establecer algunas de las relaciones propuestas hasta la fecha. Actualmente la Organización Mundial de la Salud tiene como uno de sus objetivos el estudio de esta relación y la creación de ciudades accesibles para la sociedad en general, y los ancianos en particular.

 

Referencias:

1. Global Age-friendly Cities: A guide. Ageing and life course, family and community health. 2007. World Health Organization.

2. Goerlich FJ, Pinilla R. Esperanza de vida en España a lo largo del siglo XX: Las tablas de mortalidad del Instituto Nacional de Estadística. Fundación BBVA, 2006.

3. Life expectancy at birth, 1994 and 2009 (years). Eurostat statistics. European agency. 2009. 

4. Report of the Second World Assembly on Ageing. Madrid, 8-12 April 2002. United Nations

5. Plouffe L, Kalache A.Towards Global Age-Friendly Cities: Determining Urban Features that Promote Active Aging. J Urban Health. 2010 September; 87(5): 733–739.